Poder y Unidad Popular

Inicio > Pronunciamientos > Despojo y renovación urbana: Una mirada a nuestras ciudades

Despojo y renovación urbana: Una mirada a nuestras ciudades

Post by in Pronunciamientos
 
Hernán Dario Pineda Gómez*

“A una ciudad desgarrada, creciente hasta el borde de sus laderas, adolorida hasta el límite de la paciencia, dispuesta a seguir trepando hasta las peñas, repleta de panales aferrados a barrancas, de balcones y patios suspendidos en los aires, de solares campesinos con frutal y platanera, de días y días de guerra constante allá en las calles y noches de lluviosa incertidumbre, esta es la cotidianidad que labra el espíritu guerrero de esta la ciudad. Solo desde allí se logra la mejor vista, porque se vive la ciudad real no la ficticia, desde ningún otro lugar se puede ver la luna así cuando sale ni poner el sol ni deponerse el miedo, y en ningún lugar puede sentirse un nuevo día como allí, ciudad enjambre de hombres y mujeres que construyen.”

(Grupo musical pasajeros. Canción: vive ciudad)

Las principales ciudades Colombianas -Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga, Barranquilla, Cartagena- y otras catalogadas como secundarias-Valledupar, Risaralda-, vienen adelantando procesos de renovación urbana asociados a intervenciones público privadas principalmente en los centros de la ciudad, además de la construcción de nueva infraestructura, asociada principalmente a vías, nuevos equipamientos de ciudad-nuevos parques, espacios para el esparcimiento-, nuevos proyectos habitacionales, potenciando imágenes de ciudad en permanente renovación, aptas para visitar y consumir.

Este tipo de intervenciones urbanas están sustentadas bajo esquemas de competencia entre las mismas ciudades, por atraer inversiones, actividades productivas y turistas. El concepto de mejor y mayor uso sobre el suelo urbano se convierte en el criterio central para el desarrollo de intervenciones por parte de las diversas administraciones públicas. 

Es en esta perspectiva, a la ciudad actual se le cataloga como una ciudad Neoliberal, donde su estructura está soportada en la renta. “La ciudad neoliberal es un lugar donde “la mayoría de sus componentes urbanos son objeto de negocio y especulación”1.

Es bajo una condición de renta, que los diversos territorios, en las diversas ciudades, se convierten en escenarios para la especulación inmobiliaria, para el desarrollo de grandes obras de infraestructura, para procesos de renovación urbana, que no son otra cosa que procesos de destrucción de lo existente en el territorio, para construir nueva infraestructura, generalmente para otro tipo de pobladores- de mayores ingresos-, todo ello permite proyectar una imagen de una ciudad atractiva, competitiva, para inversionistas, turistas, una ciudad para quien la puede pagar.

Este proceso de intervención urbana, de renovación urbana, tiene otro fenómeno asociado, el despojo de los pobladores de los lugares intervenidos, estos procesos de despojo se dan por los siguientes fenómenos:

1. La especulación inmobiliaria: El desarrollo de infraestructura, de equipamientos para el “esparcimiento”, de nuevas centralidades, de nuevos proyectos habitacionales, llevan consigo procesos de especulación inmobiliaria asociados al precio del suelo, esta lógica lleva a que los pobladores que no pueden pagar estos nuevos precios se verán obligados a invadir o asentarse en otros territorios que les permitan, de acuerdo a sus ingresos, tener un techo donde refugiarse, esto territorios se encuentran, generalmente, en las periferias de la ciudad.

2. Por la utilización de predios para el desarrollo de obras de infraestructura: Los predios requeridos para las obras, bajo la eufemismo de ser de interés público-figura contemplada en el artículo 58 de nuestra constitución política-, son adquiridos mediante procesos de expropiación por vía administrativa, acompañados de compensaciones, que bajo la lógica de la especulación inmobiliaria, no compensan el valor de uso que los residentes le dan al territorio, generando con ello despojo. Además estas compensaciones no incluyen a los moradores, arrendatarios, poseedores, que son otro grupo amplio afectado por el desarrollo de estas obras.

3. Los procesos de re-estratificación que se generan por el desarrollo de la infraestructura: Se relaciona con el aumento en el valor de los arriendos, del impuesto predial, de los servicios públicos, a partir de la re-estratificación del sector -por ejemplo, pasar de un estrato 1 a un estrato 3-, producto del desarrollo de una obra de infraestructura. Vale la pena puntualizar sobre las condiciones actuales de desempleo e informalidad laboral que persisten en nuestro país, una economía de subsistencia, bajo la cual pagar estos sobre costos es altamente complicado, con ello se genera despojo, llevando a que estos habitantes se trasladen a lugares asequibles, generalmente en la periferia y en condiciones precarias.

Que hacer

Esta visión de ciudades para quienes las puedan pagar, está articulada a una lógica de ciudades globales, donde el centro de la inversión pública y privada está soportada en atraer inversiones, turistas, no en la dignificación de sus actuales habitantes.

En esta perspectiva, se hace urgente avanzar en la construcción de ciudades para la vida digna, esto solo se puede lograr, con el fortalecimiento de los procesos urbanos, con la construcción de un movimiento urbano de alcance nacional, que logre consolidar ejercicios movilización, de disputa institucional, de poder en los territorios, aportando con esto y desde las ciudades, a las transformaciones que nuestro país necesita para vivir en paz. 

* Integrante del Comité Ejecutivo de Poder Y Unidad Popular.

  1. Hidalgo, Rodrigo & Janoschka, Michael (2014): La ciudad neoliberal: Gentrificación y exclusión en Santiago de Chile, Buenos Aires, ciudad de México y Madrid.
Usted está aquí: Inicio > Pronunciamientos > Despojo y renovación urbana: Una mirada a nuestras ciudades