Poder y Unidad Popular

Inicio > Acción Legislativa > Nuestros Proyectos > La prisión de Cucutá y la crisis carcelaria Colombiana

La prisión de Cucutá y la crisis carcelaria Colombiana Destacado

Post by in Proyectos
Presos Politicos Presos Politicos

Los presos de Colombia hoy se encuentran en desobediencia pacífica; la jornada de protesta se adelanta desde el lunes 20 de abril y se extenderá durante toda la semana.  Las razones para la desobediencia están más que justificadas, la crisis carcelaria del país ya lleva décadas sin solución y el último llamado de alerta fue el fallo de 616 páginas de la Corte Constitucional, donde se emplaza de manera perentoria al gobierno nacional para que solucione los graves problemas de las cárceles del país.

Una de las situaciones más difíciles se vive en la ciudad de Cúcuta, escenario que considero el ejemplo perfecto de lo que sucede en el resto de las prisiones del país. Los internos del complejo carcelario de la ciudad de Cúcuta, han presentado gravísimas denuncias públicas y formales sobre una seguidilla de muertes a raíz de la enfermedad conocida como meningitis bacteriana, que es altamente contagiosa y mortal. En los últimos dos años los reclusos han denunciado víctimas fatales cobrados por esa enfermedad, entre ellas se ha denunciado la muerte de Diógenes Ariza, fallecido el cinco de enero de 2013; Álvaro Orozco, fallecido el 16 de octubre de 2014, y Henry Gregorio Ferrer, quien falleció el 24 de enero de 2015. Las denuncias de los internos no paran allí. También han denunciado enfermedades prevenibles como viruela, varicela y tuberculosis.

A lo anterior se suma un altísimo hacinamiento en el complejo carcelario de Cúcuta, situación que desencadena condiciones inadecuadas de salubridad y los episodios epidémicos mencionados. En el caso de Cúcuta no sólo corre peligro la vida de los 4.386 internos e internas, una epidemia de meningitis es un problema de salud pública nacional y el Estado colombiano debe tomar cartas en el asunto, a través de los despachos y funcionarios competentes.  Los presos han demandado acciones por parte del INPEC, Caprecom, la IPS, las Secretarías de Salud, entre otras, también han insistido en que no se brindan soluciones y que la crisis continúa.  Además solicitan un barrido entre toda la población carcelaria y jornadas de vacunación para todo el personal, así como la declaratoria de emergencia sanitaria y una atención adecuada para los que ya están enfermos.

Gracias a la movilización y las denuncias de la población carcelaria de Cúcuta, se han generado la atención de distintas organizaciones de derechos humanos a nivel nacional e internacional. Los internos están en un proceso legítimo y legal de exigencia de sus derechos, en coordinación con el resto de los miembros del Movimiento Nacional Carcelario.

Como colombiano, nortesantandereano y Senador de la República me adhiero a las exigencias por mejoramiento de condiciones de vida y garantía del derecho a la salud de los hombres y mujeres recluidos en el complejo penitenciario de Cúcuta. También apoyo de manera decidida al Movimiento Nacional Carcelario en su lucha por unas condiciones dignas de reclusión.

 

Senador Alberto Castilla
Polo Democrático Alternativo

Usted está aquí: Inicio > Acción Legislativa > Nuestros Proyectos > La prisión de Cucutá y la crisis carcelaria Colombiana