Poder y Unidad Popular

Error
  • JUser: :_load: No se puede cargar usuario con el ID: 64
Inicio > Acción Legislativa > Debates de Control > Los campesinos y campesinas, ¡Sí existimos!

Los campesinos y campesinas, ¡Sí existimos! Destacado

Post by in Debates de Control

El campesinado colombiano ha sufrido el despojo, la intimidación, el crecimiento del latifundio, el acaparamiento de la tierra, la exclusión en los procesos de participación, el desconocimiento político de los procesos organizativos de los campesinos,

la afectación ambiental del territorio por parte de las empresas minero-energéticas, el asesinato de líderes comunitarios, la violación sistemática de los DD.HH, el abandono estatal y la falta de garantías para permanecer en el territorio. 

Las anteriores fueron algunas de las denuncias que expresaron los diversos representantes de las organizaciones campesinas que intervinieron en la Audiencia Pública por el reconocimiento de los derechos del campesinado, convocada por el Senador Alberto Castilla en la Asamblea Departamental de Antioquia el pasado viernes 29 de mayo.  

Los líderes campesinos de Antioquia levantaron su voz de protesta para decir que están cansados del abandono e  indolencia del Estado, que los ha condenado durante años a vivir en condiciones indignas. El campesinado colombiano no tiene derecho a la educación propia, a salud conforme a sus realidades, a su territorio, a vías de acceso. 

Las y los campesinos no pueden seguir siendo invisibilizados, y sus derechos no pueden seguir siendo vulnerados. En ese sentido, el Senador campesino Alberto Castilla está promoviendo una reforma constitucional que busca el reconocimiento del campesinado como sujeto de derechos, el reconocimiento de la territorialidad campesina y el derecho a la consulta popular para decidir sobre posibles situaciones que afecten a los territorios donde habitan las comunidades campesinas. 

En la Audiencia todos los dirigentes campesinos manifestaron su apoyo a la iniciativa impulsada por el Senador Castilla. Afirmaron que es necesario dotar de herramientas jurídicas al campesinado, procurando que el Estado los repare colectivamente, que se promueva la identidad campesina, así como la defensa de los bienes comunes como el agua, la vida y el territorio. Los líderes campesinos también llamaron a la unidad de todos los procesos que reclaman su territorio, a redoblar esfuerzos para lograr el reconocimiento de los derechos que han sido vulnerados, y a avanzar en la movilización. 

Los dirigentes campesinos también hicieron exigencias para generar los cambios necesarios para mejorar sus condiciones de vida y caminar hacia una paz estable y duradera. Pidieron que se detenga la concesión de títulos mineros que se han aprobado en territorios ancestrales, indígenas y afros sin haber efectuado la consulta previa; que se aplique el derecho de prevalencia para los territorios de las comunidades indígenas, afro y campesinas en caso de disputas con transnacionales, terratenientes y despojadores; que se garantice el servicio de energía eléctrica y agua potable; la implementación de  políticas que restrinjan el uso de los agroquímicos; que se garantice el derecho al trabajo digno, garantías laborales; avanzar hacia un proceso de ordenamiento territorial que beneficie a las comunidades campesinas; defender la identidad campesina; solución política al conflicto armado; el cese del fuego bilateral; desmilitarización de los territorios indígenas, campesinos, afrodescendientes, urbanos y  universitarios. 

El Senador campesino agregó a las exigencias anteriores la necesidad de una reforma agraria integral que redistribuya y democratice la propiedad de la tierra; que los baldíos y latifundios se pongan a disposición de los campesinos y no de los empresarios; que se garantice el acceso a la tierra para aquellos que no la tienen. 

El Senador también celebró y ofreció su apoyo a la campaña “territorios sagrados por la vida”, que adelantan en Pueblo Rico y Támesis, ubicados en el occidente antioqueño que busca a través de una consulta autónoma lograr una declaratoria por el agua, vida y territorio. 

Al finalizar la audiencia, el Senador Castilla afirmó que las intervenciones de los campesinos antioquenos evidencian la presencia  de un modelo extractivista que ordena el territorio para facilitar las ganancias de unas pocas empresas. Es el caso de  grandes proyectos como el de Hidroituango, que ha afectado los derechos de pescadores, de trabajadores, que de la noche a la mañana les ha quedado prohibido ingresar a su área de generación de ingresos.

Por lo anterior, el Senador invitó a trabajar por la reforma constitucional, a persistir en la movilización, por la necesidad de permanecer en los territorios, de aprovechar los bienes naturales para reproducir la vida, que es lo que busca el acto legislativo que reforma el artículo 64 de la constitución. “Es necesario movilizarnos y conseguir en un ejercicio complementario de movilización social y de lucha institucional la posibilidad de transformar la constitución. Se ha evidenciado en Antioquia, como en el resto del país, que es el campesinado el que debe decidir conociendo sus territorios, decidir qué se hace y qué no se hace”.  Agregó que la fuerza transformadora del país está en su gente, en la movilización social, pidió a los asistentes adueñarse de esta iniciativa por la defensa del campesinado, del territorio, de la soberanía alimentaria, del cuidado de los bienes de la naturaleza.

 

Oficina de Prensa
Senador Alberto Castilla 

Usted está aquí: Inicio > Acción Legislativa > Debates de Control > Los campesinos y campesinas, ¡Sí existimos!