Poder y Unidad Popular

Inicio > Acción Legislativa > Debates de Control > El Plan de Desarrollo y lo urbano: Ciudades para los negocios

El Plan de Desarrollo y lo urbano: Ciudades para los negocios Destacado

Post by in Debates de Control
El Plan de Desarrollo y lo urbano: Ciudades para los negocios oikos.com.co

Por Senador Alberto Castilla
Polo Democrático Alternativo

He insistido, en reiteradas ocasiones, sobre lo inviable que resulta para la sociedad colombiana el Plan Nacional de Desarrollo del gobierno Santos 2014 -2018.

Un Plan que intenta camuflar las locomotoras ya puestas en marcha profundizando el agronegocio, expandiendo la gran minería, blindando las grandes inversiones en infraestructura y sin destinar el presupuesto adecuado para la construcción de la paz (1). Dicho modelo se replica también en las ciudades, con una visión estratégica de lo urbano como plataforma para la competitividad. En este artículo destacaré algunos posibles impactos del PND en las ciudades, mostrando cómo el proyecto de plan no atiende a solucionar los problemas urbanos y de vivienda, sino a facilitar los negocios en las grandes urbes.   

Dentro de la identificación y focalización de acciones del PND se destaca en el ámbito urbano la articulación del Sistema de Ciudades y la configuración de corredores urbanos rurales en el territorio, lo que en concreto significa infraestructura articulada y nacional para la economía. En el marco del enfoque “Ciudades amables y sostenibles para la equidad” (2), direcciona el desarrollo urbano en tres vías: i. Redes de ciudades (y ciudades región), ii. Gestión del suelo e infraestructura y iii. Vivienda para reducir el déficit habitacional.

Dicho enfoque comprende una visión estratégica para las ciudades basadas en la construcción de economías de aglomeración, con infraestructuras que soporten las actividades económicas para la competitividad, en lo que se ha denominado en los estudios urbanos como la ciudad empresa (3) o ciudad neoliberal. Esto implica la construcción de Grandes Proyectos Urbanos como renovaciones en los centros fundacionales e históricos, adecuación de espacio público (para la atracción turística), implementación de sistemas de transporte masivo, oferta del sector inmobiliario y nuevos proyectos de vivienda con agua potable y saneamiento básico. Y por supuesto, conectividad para el mercado entre ciudades del país y fuera de él. 

Sistemas de ciudades y la “centralización” gubernamental.

Para la consolidación del sistema de ciudades se define que el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio brindará asistencia técnica en la revisión y ajuste de los Planes de Ordenamiento Territorial - POT, procurando que los municipios incorporen temas como la habilitación de suelo para vivienda, los tratamientos urbanísticos y el análisis de riesgo de desastres conforme a las normas nacionales. También plantea articulación local con los Planes de Desarrollo, Planes Estratégicos Metropolitanos de Ordenamiento Territorial (PEMOT) Planes de Inversión Sectorial en Agua Potable y Saneamiento Básico (APSB) y otros instrumentos de ordenamiento, con una visión supramunicipal. Esto deja entrever una intromisión del gobierno nacional en las políticas locales, quienes en este caso podrían perder su carácter descentralizado y autónomo para gobernar, intención que es común a otras estrategias del Plan.

Por otro lado, la configuración de sistemas de ciudades se realiza bajo el enfoque de la planeación estratégica, buscando un ordenamiento territorial que vincule las principales aglomeraciones urbanas del país hacia un desarrollo de las ciudades en función de una lógica privatizada de la gestión urbana, buscando mayor y mejor uso del suelo e incorporando participación del capital privado. El uso intensivo del suelo urbano puede generar impactos que afecten a los habitantes de escasos recursos, quienes tendrán que asentarse en las periferias urbanas, conllevando esto a una segregación socio espacial, que a su vez, genera más empobrecimiento y desigualdad. 

¿Reducción de déficit de vivienda o garantías al sector empresarial y financiero?

Según la visión del gobierno, para la reducción de brechas sociales el PND debe enfocarse a la conexión de las poblaciones con los circuitos del crecimiento económico, donde el acceso a bienes y servicios mejoraría las condiciones de vida de la gente, incluyendo vivienda digna con acceso adecuado a agua y saneamiento básico, facilidades de transporte y acceso a tecnologías de información y comunicaciones, servicios adecuados de salud y educación de calidad. 

Hoy el promedio entre el déficit cualitativo y cuantitativo de vivienda en el país es de un millón de unidades. La estrategia que se proyecta al 2018 es reducir dicho número a 565.685, mediante la realización de 800.000 viviendas urbanas a nivel nacional, esto a través del subsidio familiar de vivienda en especie o “Programa Vivienda Gratuita”, y del subsidio familiar a través del programa de Vivienda de Interés Prioritario para Ahorradores –VIPA.

Para lograr lo anterior se desembolsarán 280.000 créditos con cobertura a la tasa de interés. Lo más probable es que el gobierno con recursos públicos subsidie parte de tales tasas para vivienda, incentivando el capital financiero privado. Además, el Plan establece que las entidades territoriales destinarán recursos para proyectos de vivienda que sean complementarios y articulados a la política nacional, los recursos pueden ser propios o del sistema general de regalías, direccionando más la inversión con este tipo de recursos. En concreto, el trasfondo de esta política fortalecería la participación del capital financiero, constructor e inmobiliario. En suma, menos apoyo del gobierno, más prestamos del sector financiero privado.

También se establece que el sector vivienda debe coordinar con otras entidades para dar cumplimiento al artículo 11 de la ley 1537 de 2012 (desarrollo urbano y el acceso a vivienda), en términos de la dotación de equipamientos públicos como colegios, parques, espacios deportivos, entre otros, e infraestructura de servicios públicos para los proyectos de interés social y prioritaria. 

Ahora bien, para dar cumplimiento a estos propósitos, se impulsarán esquemas de asociación público-privada (propuestas también para la infraestructura educativa y otros sectores) tanto para el desarrollo de vivienda, como para los equipamientos. Es importante resaltar que tales esquemas de asociación contemplan que los privados pueden desarrollar infraestructura y usufructuarla hasta por 30 años, lo que desarticula el desarrollo a la capacidad del Estado y genera privatización de la gestión urbana, tanto por el usufructo, como por la determinación de invertir y desarrollar infraestructura en manos de grandes empresarios.

Por último, se plantea la realización de una Ley de Catastro que agrupe toda la normatividad nacional vigente, con el objeto de que los municipios actualicen en un 90% los predios. Recordemos que este tipo de propósitos generalmente conllevan alzas en los impuestos prediales, en el marco de las “ciudades renovadas”, y que su propósito fundamental es la garantía de reglas de juego claras para reducir costos de transacción de grandes inversionistas.

Ciudades sin derechos.

El Plan Nacional de Desarrollo 2015-2018 del gobierno Santos, expresa un modelo de ciudad que no atiende a las necesidades de los pobladores de las ciudades, quienes actualmente viven en medio de una crisis urbana con impactos en el sector laboral, segregación socio-espacial, nuevas expresiones de pobreza urbana y violencia social, y cuyos enfoques no saldan dichas necesidades prioritarias.

Esta visión está acompañada por una privatización en la forma como se entiende la gestión urbana, ya que este plan le da una importancia relevante a la participación del sector privado en el desarrollo de proyectos de gran intervención en las ciudades. En el plan es recurrente el énfasis en la necesidad de que el sector financiero tenga mayor participación en la financiación de vivienda, que se verá materializada en la política de los próximos gobiernos. Todo este enfoque neoliberal puede leerse como la “locomotora urbana” que construye ciudades para el mercado y no para los habitantes.

 

1. Ver artículo “La equidad es más que una palabra”. Disponible en http://poderyunidadpopular.org/index.php/legislativa2/control/item/300-la-equidad-es-mas-que-una-palabra

2. El proyecto “Ciudades Amables” hace parte de los documentos sectoriales del plan visión Colombia Segundo Centenario o Visión 2019. Disponible en  http://www.mineducacion.gov.co/cvn/1665/article-95980.html

3. Concepto utilizado por Carlos Vainer para definir cómo en el marco de la planificación estratégica se construyen ciudades para el mercado, que se administran y venden, tal cual al sector empresarial.

 

Usted está aquí: Inicio > Acción Legislativa > Debates de Control > El Plan de Desarrollo y lo urbano: Ciudades para los negocios