Poder y Unidad Popular

Inicio > Participamos en: > Polo Democrático Alternativo > Un debate acucioso, inteligente e incontrovertible

Un debate acucioso, inteligente e incontrovertible Destacado

Por Ingrid Penagos, integrante de Poder y Unidad Popular. El 17 de septiembre del 2014 pasará a la historia como el día en que fue increpado de manera acuciosa, inteligente y con incontrovertible material probatorio el ex –presidente y ahora Senador Álvaro Uribe Vélez, por sus “presuntos” vínculos con el paramilitarismo y narcotráfico; prueba tras prueba fue exhibida con tal contundencia por el Senador Cepeda, que hoy para cualquier observador es fácilmente asociable Uribe con la ilegalidad y las mafias del narcotráfico.

Al día siguiente del esperado debate, mientras caminaba por la calle era inevitable no escuchar las conversaciones de las y los transeúntes, unas señoras preguntaban ¿será que ahora si, a Uribe lo meten a la cárcel?, otros hacían conjeturas acerca de cuál sería el futuro jurídico del jefe natural del centro democrático y más adelante un grupo de jóvenes afirmaba “ese Iván, es un valiente”; de esta forma el Senador Cepeda logró sin lugar a dudas, volcar la opinión nacional hacia Uribe y sus amistades non sanctas, ocultadas sistemáticamente de la agenda pública nacional. Dos millones de personas siguieron el debate por internet y otras tantas por televisión, configurando así un hecho político sin precedentes, que además de contribuir con la búsqueda de la verdad, propicia un clima de participación y cualifica la opinión, contribuyendo a la formación de ciudadanía en estricto sentido; aunque el Congreso no sea la institución que goce de legitimidad y concite el interés de la ciudadanía, la excepción a la regla es casi siempre la iniciativa de la bancada del Polo Democrático Alternativo.

Las intervenciones de algunos parlamentarios de la Unidad Nacional durante el debate, un tanto moderadas, a mi juicio, con respecto a los interminables ataques desaforados de Uribe, luego de haberse extendido en un monologo sobre su prontuario y “honorabilidad”, son indicativos de los temores por generar una ruptura total con la mafia y extrema derecha. A pesar de ello, afirmaciones como la del Senador Horacio Serpa, “el paramilitarismo no se acabó, se transformó”, refuerzan el sólido argumento de muchas organizaciones sociales y de víctimas con relación a la continuidad de ese proyecto, pues esas estructuras mantienen el poder y dominio sobre distintos territorios y ejercen aún muchas de las actividades que realizaban en su período de mayor consolidación territorial. Ahora bien, el debate es oportuno, en tanto, se asiste a una reparamilitarización, si el término se me permite; regiones como Choco, Catatumbo y caribe experimentan una expansión de estos grupos, que al hacer un repaso por la historia de este oscuro y sangriento fenómeno se alimentó de políticos, gremios económicos, narcotráfico e intereses aun sin develar. El paramilitarismo existió y existe porque le es funcional a grupos e intereses que el Senador Cepeda se empeña en develar.

Es un equívoco subyacente a intereses poco intencionados asegurar que el Senador Cepeda tiene una pelea personal con Uribe, esa afirmación comúnmente repetida, desvirtúa y desnaturaliza el trasfondo del debate; la necesidad de honrar la memoria de las víctimas a través del esclarecimiento de la verdad y la denuncia de los victimarios, aquellos que permanecen sin ningún tipo de sanción penal y muchos menos social y ética; hago referencia a empresarios, medios de comunicación, políticos y mafias que apalancaron la acumularon capitales, el despojo de comunidades y exterminio de proyectos políticos populares y de izquierda que de no haber sido exterminados, otra sería la historia para este país.

Luego de casi diez horas de debate con trapitos al “trapitos al sol”, ausencias, silencios y comodidades, defensas desenfrenadas y desprovistas de estatura política como la de Paloma Valencia y el propio Uribe; quedaran en la retina y la memoria la evidencia de un entramado criminal en el que se encuentra Uribe, junto a otras protagonistas del debate: la impunidad y la injusticia, por tanto, son imperiosas las investigaciones que emprendan los operadores judiciales que deberán iniciar, abocar o dar continuidad a acciones que comprometan la responsabilidad individual de este personaje.

Ahora bien, es igualmente problemático para el propósito de alcanzar la paz, la existencia de sectores como los del centro democrático, que infunden odios y ataques desproporcionados; sus argumentos son un insulto a la inteligencia, pues para ellos, todo huele a “castrochavismo”, y a “afectos del terrorismo”, así empiezan y concluyen cualquier análisis y debate. Godofredo cínico Caspa, el recordado personaje de Jaime Garzón, al referirse a Uribe advertía: “mano firme y pulso armado”, para caracterizar al personaje que empezaba a perfilar lo que sería su paso en la política nacional y que tras este debate, para muchos y muchas su imagen ya no será la misma.

Finalmente, el Senador Cepeda merece todo nuestro reconocimiento, pues desde distintas orillas, quienes hemos conocido y escuchado testimonios de lo que fue y es el paramilitarismo, atreverse a enfrentarlo y denunciarlo en ese escenario en medio de la realidad de este país, es como aseveraban los jóvenes opinadores de la calle, es un valiente.

Usted está aquí: Inicio > Participamos en: > Polo Democrático Alternativo > Un debate acucioso, inteligente e incontrovertible